Planchas sobre antebrazos

Este ejercicio es vital para desarrollar fuerza de brazos y del tronco superior. Para hacerlo debemos colocarnos boca a abajo en el suelo, con los codos descansando y los brazos en una posición de 90 grados. Luego hacer fuerza con los dedos de los pies para extender los pies y empujar el cuerpo para dejar el suelo. Mantener la posición todo el tiempo posible.

Media sentadilla

Esta actividad permite tonificar diferentes áreas de nuestro cuerpo, por lo que resulta un ejercicio imprescindible.

Para ello debemos comenzar de pie, para bajar las caderas hasta que ambas rodillas formen un ángulo de 90 grados.

Subir a una silla

Este ejercicio es muy efectivo para quemar calorías y fortalecer las piernas, además de trabajar los abdominales y mejorar nuestro metabolismo., es importante hacerlo con una silla firme.

Consiste en posicionarnos frente a la silla, subir una pierna hasta el asiento y con ese pie firmemente apoyado en la silla presionar hasta subir el resto del cuerpo a la silla, dar un paso atrás, con el pie inicial, y repetir el ejercicio.

Abdominales

El primer paso es recostarnos sobre el suelo, boca arriba y con las rodillas flexionadas.

Desde esa posición debemos elevar nuestros hombros hacia la pelvis, colocando nuestras manos al costado del cuello o cruzando los brazos en el pecho.

Flexiones

Este ejercicio es ideal para fortalecer los músculos pectorales y tríceps, además de los deltoides.

Sentadilla contra la pared

En un primer lugar debemos ponernos de espalda a la pared, con nuestros pies a medio metro de ella. Posteriormente debemos recostarnos sobre la pared y lentamente deslizarnos hacia abajo, hasta que nuestras rodillas formen un ángulo de 90 grados, como si estuviéramos sentados en una silla. Mantener esta posición entre 20 y 60 segundos.

Saltos de tijera

El primer paso es ponernos de pie, manteniendo la verticalidad, y colocar los pies juntos y los brazos a un lado.

Posteriormente flexionamos las rodillas levemente y realizamos un salto. A la mitad del salto, abrir las piernas hacia los costados, procurando extenderlas hasta que queden alineadas con los hombros o incluso un poco más, de ser posible.

Mientras extendemos las piernas también elevamos los brazos.

Páginas